Buscamos, al despertar…

Buscamos, al despertar,

las zapatillas de siempre,

el olor a desayuno,

la ruta de somnolencia

que prosigue, lenta, igual:

pie mojado, bolsa al hombro

y doble llave al cerrar.

 

Encontramos de rutina

al chaval de la mochila

que no puede con sus granos.

Al conductor de los jueves,

misma ruta, sin desvíos.

Asiento sin dueño fijo,

estoy yo, sin nadie más.

 

Y el reflejo me devuelve

de golpe a la realidad.

Al inmovilismo puro.

Al confort, pisar seguro,

sin traspasar el umbral.

¿Cuanta gente se ha observado

como títere en un mundo

creyendo poder andar?

 

Aún teniendo zapatillas

pisamos siempre hacia atrás.

Descalcémonos sin miedo.

Si el pie siente dónde pisa

(sin deslizarse fugaz

y atendiendo imperfecciones)

será precioso el andar.

 

Buscamos, al despertar,

las zapatillas de siempre…

¡Sumérgelas bajo el mar!

RESPIRO

A mi tía Vicky, In memoriam.

Me estiro.

Alcanzo al largo horizonte,

ese azul inalcanzable

de tacto impropio y cercano,

sublima mi corazón.

 

Me duermo.

Pincelo al aire oleadas

y vuelo libre en ascenso,

sin golondrinas que vuelvan,

ni recuerdos que contar.

 

Respiro.

Ahora que ya no quiero

me sale el aire que exhalo,

sonrío a la tierra firme

y me tapo a dormitar.

 

Mi letargo es lozanía

para tu pies y tu andar.

 

Me estiro, duermo, respiro,

y despiértame al llegar.

ELEGÍA

A veces me dan ganas de llorar,

pero las suple el mar.

Elegía, José Gorostiza.

 

A mi abuela Caty Eibenschutz Hartman, In Memoriam.

 

Ni me duele,

ni te vas.

 

Soy lo que soy

gracias a ti

y dentro siento tu energía.

 

Y por eso, querida,

me ahorro los versos de despedida.

 

Y somos tantos los que sentimos igual…

 

SALIDA DE EMERGENCIA

Saldría…

Cuando observo el descaro,

cuando el mal queda impune,

cuando la fuerza del orden

se desordena en mí.

 

Cuando mis yemas no sienten,

cuando mis fuerzas se arrastran,

cuando el silencio se hercia,

me desordena a mí.

 

Cuando sonríen agravios,

cuando rompo descosidos,

cuando me inverso sin rima,

saldría…

 

Cuando ya no hay mas salida,

cuando agoto argumentos:

El chaleco salvavidas

debajo de sus asientos.

 

exit

Fotografía: Albano Bernadas