KRAHE Y LA BLASFEMIA

Por Dios (léase en minúsculas) que éste es “un asunto muy delicado”. Parece que el destino, o la iglesia, quiso que Javier Krahe acabase en su propia hoguera. “Qué miedo tú”.  De golpe, en pleno siglo XXI, se produjo “un

burdo rumor”, justo cuando en el Vaticano -vaticino- las cosas no van muy bien. Seguro que Krahe pensó aquello de “y yo en el banquillo como un gilipollas, madre” mientras comparecía como acusado. Y es que se trata de

una demanda absurda, válgame Dios, que a mi entender va en contra de la libertad de expresión y que, para más INRI, es insignificante comparado con personalidades que si deberían ir a los tribunales. “Una historia que se mofa de nosotros” promovida por “el tiránico imperio del absurdo”. “Interrumpo mi canción y coloco aquí un mensaje”: Ánimos Krahe


* Entre comillas se citan fragmentos textuales de canciones de Javier Krahe a excepción de “y yo en el banquillo como un gilipollas, madre”, una adaptación del verso “y yo con mi canción como un gilipollas, madre”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s